Las Palabras del Otro

La primera vez que Kapuscinski salió de Polonia y entró en una tienda de la “Europa Moderna”  le sorprendió especialmente el hecho de que  las dependientas no hablaran entre si. Como si estuvieran enfadadas. Lo cuenta en sus “Viajes con Herodoto”, claro.

Este fallo del sistema de la evolución no ha llegado aún a Grecia, y con un poco de suerte no lo hará nunca. Aquí, los de tiendas aledañas se sientan a hablar cada día mientras esperan clientes. Más cuando los tienen.

Mientras se espera el autobús, en el mercado, en la playa, en el restaurante, en el barco, en la esquina de tu casa.

Los griegos hablan. Todo el tiempo. En cualquier situación. Hablar es una labor, una ocupación, la fundamental, a la que se le dedica el espacio y la atención necesarios. Los que se merecen.

El griego habla, en primer lugar, sobre la misma forma de hablar, sobre las ideas, sobre los conceptos, sobre la manera de exponerlos, la mayoría de las veces, sobre lo exactas que han sido las palabras del otro para explicarlos.

Las respuestas incluyen parte de las palabras que acaba de pronunciar el que pregunta, la valoración del que escucha da vueltas, saborea, mastica y vuelve a pronunciar las palabras del que contesta. Así, las conversaciones se alargan al infinito.

El terror de los traductores.

Cuando algún amigo te traduce una conversación entre griegos siempre te quedas con la sensación de que te está usurpando parte de la información. Hasta que aprendes cómo funciona su dialéctica.

Con qué amor y con cuánto respeto se dedican a la conversación.

No se interrumpen. Realmente (sinceramente) se escuchan. No sólo lo que quieres decir sino también las palabras con las que eliges decirlo. Porque son las palabras las que crean las ideas.

Dialéctica es, por supuesto, una palabra griega que significa en primer lugar, el arte de dialogar, argumentar y discutir. En segundo, ese proceso que permite a nuestra mente alcanzar lo trascendente, lo ideal (o sea, el mundo) caminando sobre el significado de las palabras.

Qué mejor manera de caminar por el mundo que analizar, repetir, valorar, hacer tuyas, las palabras del otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s