Vuelve a empezar

IMG_7826

La primera vez que fui a Grecia lo hice de oídas. Era un final de verano. Lo decidí en unas horas sin saber qué iba a encontrarme, tampoco si buscaba algo, ni cuánto me iba a quedar. Conseguí hacerlo en muy buena compañía. Aterricé en un aeropuerto minúsculo de una isla cargada de sol. Me subí a un autobús de cien años que parecía circular hacia ningún sitio.

Se me había olvidado un cierto tipo de alegría, la más esencial. No tenía rumbo fijo. Y ese fue el segundo acierto. 

El primero fue Grecia. Si tienes suerte y te la encuentras, una terapia que te despierta la mirada, te convence para desterrar parte de lo aprendido, te devuelve a un tiempo anterior en el que planeabas lo que querías ser, te trae a la memoria los olores verdaderos, te relaja con los placeres más elementales y antes de que puedas darte cuenta te sorprende con el sonido de tu risa. Con un nuevo timbre que antes no conocías. O que habías olvidado.

Viajé sin rumbo y me encontré con que ese era el mejor camino. Me dejé sorprender y pensé que debía de ser la suerte del principiante. Pero nunca ha dejado de pasar. A los que ya han tenido la suerte de sentir esa grecoterapia todo esto les resulta de lo más evidente. Pensé entonces que lo justo era compartirlo, para que otros puedan algún día agradecer que llegaron a Grecia de oídas.

Espero que este sea el tercer acierto. Depende de ti.  Bienvenid@.

Anuncios

2 comentarios en “Vuelve a empezar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s